Champú de otoño
Cosmética capilar, Recetas

Champú de otoño: Ortiga, romero y salvia

Llegó el otoño, la estación más bonita de todas, la de los cielos límpidos como recién lavados, los buenos propósitos, los cambios de ciclo… y la caída de pelo, una pesadilla que acaba convirtiendo al otoño en la estación horribilis para muchas personas.

Perder cabello en otoño es normal y siempre que la caída sea estacional y no debida a otros factores, no hay que agobiarse porque es un proceso natural y pasajero. Todo el cabello que perdemos en otoño, lo vamos a recuperar al cabo de tres o cuatro meses y sin necesidad de pociones mágicas ni aportes vitamínicos extras (un gran negocio que mueve millones de euros) porque los especialistas insisten: para la caída estacional de pelo, tomar vitaminas no sirve de nada.

Tampoco nos perjudica la frecuencia de lavado, otro gran mito que habría que ir desterrando: no se nos caerá más el pelo por lavarlo a diario, si eso es lo que nos gusta hacer. Lo que de verdad importa es limpiar sin agredir.

Pero que no debamos preocuparnos no quiere decir que en estos meses de regeneración y cambio, no podamos echarle una manita a nuestra querida melena con champús que tonifiquen nuestro cuero cabelludo y aporten vigor a nuestro pelo.

Hace unos días, mi amiga Carmen me pidió un champú anti-caída suave que pudiera usar a diario toda su familia y este es el resultado. Está formulado con tensioactivos de origen vegetal muy dulces y lleva extractos vegetales de cuatro plantas imprescindibles para el cuidado capilar:

  • Aloe vera: Regenerante, purificante y humectante
  • Ortiga verde: Calmante, tonificante, anti-caspa y sebo-regulador. Aporta brillo al cabello.
  • Romero: Tonificante, sebo-regulador y vigorizante
  • Salvia: Sebo-regulador, tonificante y anti-caspa.

También lleva pantenol, una vitamina que se adhiere a la queratina de la fibra capilar fortaleciéndola y dándole brillo. Junto a la glicerina y al aloe vera, además, humectará el cabello aportándole hidratación.

 

La receta

%       Ingrediente

16       Decyl-glucósido o coco-glucósido
12       Tegobetaína de coco
22,8   Agua destilada
20      Hidrolato de romero
20      Jugo de aloe vera
1         Goma xantana
2        Pantenol (provitamina B5)
2        Glicerina vegetal
2        Extracto hidro-glicerinado de ortiga verde
0,6     Conservante
0,8     Aceite esencial de romero cineol
0,8     Aceite esencial de salvia sclarea
Ácido láctico hasta pH 5/6
Una gota de clorofila líquida para dar color (opcional)

La fórmula, como todas, es absolutamente adaptable a nuestras necesidades.  Si nos lavamos el pelo con menos frecuencia, podemos subir el porcentaje de tensioactivos y llegar sin problema hasta un 35%; si no tenemos hidrolato de romero, podemos poner otro que tengamos con propiedades tonificantes (pomelo, ortiga, menta, cedro del atlas) o simplemente agua; lo mismo respecto a los aceites esenciales y, muy importante, si hay niños en casa menores de 6 años, hay que sustituir los aceites esenciales de romero y salvia por el de lavanda.

 

¿Sabes hacer un champú líquido?

¿Nunca has hecho un champú líquido? no te preocupes que te explico el proceso.  Con todos los ingredientes a mano y los utensilios bien limpios y esterilizados con alcohol, hacemos lo siguiente:

  1. Preparamos el gel juntando el agua, el hidrolato de romero y el jugo de aloe vera y vamos echando despacio la goma xantana mientras batimos con unas varillas. Lo dejamos reposar unos minutos.
  2. En un bol aparte, juntamos los dos tensioactivos y removemos suavemente evitando hacer espuma.
  3. Cuando el gel esté bien hidratado, lo vertemos en el bol de los tensioacivos y mezclamos despacito con una espátula con cuidado de no introducir aire a la mezcla.
  4. Vamos añadiendo el resto de ingredientes de uno en uno removiendo después de cada incorporación.
  5. Por último, medimos el pH, corregimos con ácido láctico hasta dejarlo entre 5 y 6 y envasamos.
Artículo anterior Artículo siguiente

También te puede interesar

11 Comentarios

Deja un comentario

  • Responder Montse 4 diciembre, 2016 at 9:58 pm

    Hola Elena, te quería preguntar que es lo que ocurre si al batir le metes aire a la mezcla? es que no me ha terminado de convencer la textura final, no se si puede ser porque he batido con demasiada energía? creo que esta un pelin de mas denso de la cuenta, y o un poco mas gomoso de lo que me hubiera gustado.
    No tenia Tegobetaina y he puesto betaina, no se si podría ser eso?
    Y otra duda que tengo no se si me podrías orientar: cuando compre el aloe vera no sabia cual elegir, hay montón de opciones…. comprar los ingredientes de una receta me parece tan complicado como hacerla 🙁 no sabia si era mejor elegir: jugo de aloe vera sin conservantes, aloe vera1:200 Barbadensis, aLOE VERA 1:1 o aloe vera 1:10, esto para alguien que nunca ha comprado el aloe vera es un horror, no se si a lo mejor esa pueda ser la causa de una textura final que no me ha convencido, te agradezco si me puedes orientar. bss

    • Responder Elena Navarro 4 diciembre, 2016 at 10:44 pm

      Hola Montse, por betaína se encuentran en el mercado diferentes tensioactivos y puede ser algo confuso. Lo mejor es fijarse en el INCI, el de la tegobetaína de coco es ‘Cocamidopropyl betaine’. Si el tuyo es otro puede que la receta te haya cambiado de forma sustancial.

      Sobre meter aire al batir, es justo como dices. Si batimos o removemos con demasiada energía, metemos muchas burbujitas de aire y nos quedará un gel espesote y feo. También es importante pesar bien la goma xantana porque una pequeña variación con este ingrediente puede significar mucho. La textura de este gel debe de quedar fluida y transparente.

      En cuanto al aloe vera, es verdad que hay muchísimos. Yo compro los zumos puros para beber que se venden en herbolarios. Es jugo de aloe vera al 99,5% y ese 0,5% restante es ácido cítrico (corrector de acidez) y los conservantes sorbato potásico y benzoato sódico. Suelen venderlo en botellas de medio litro o de litro y es jugo totalmente líquido, por eso luego lo espesamos con goma xantana. También se venden geles de aloe vera ya espesados, generalmente con polímeros sintéticos, por eso es preferible comprar el jugo tal cual y espesarlo nosotras con gomas naturales.

      La cosmética natural puede parecer algo complicada con tanto ingrediente pero no hay que dejarse abrumar. Poco a poco vas conociéndolos y entendiendo su comportamiento y es más fácil de lo que parece. Un beso fuerte Montse

      • Responder Montse 5 diciembre, 2016 at 7:59 pm

        Hola Elena, gracias por tu ayuda, me es super util, creo que el problema principal ha sido añadir un poquito mas de xantana de lo que debía, pesar 1 gramo de xantana….. es fácil que se me fuera a 1,1 o 1,2 y seguro que eso es una variación importante, y si le sumas que al ver que espesa de mas, intento aligerarlo batiendo mucho… pues el remate, le meto aire y empeoro el aspecto final.
        Creía que cada nombre tenia un INCI, no sabia que con un mismo nombre podía haber varios INCI, buscare el INCI de la betaina que tengo en casa.
        A pesar de que no esta muy bien el champú lo he usado 🙂 al quedar gordote no se “mete” bien por el pelo y parece que limpia menos.
        Iré probando otras formulas en estos días festivos que tengo mas tiempo, el problema es comprar tantos ingredientes diferentes ¿sabes si solo añado 1 tensioactivo limpiaría menos, no?
        mil gracias!

        • Responder Elena Navarro 6 diciembre, 2016 at 1:14 am

          Claro, la textura de un gel tiene que ser suficientemente fluida para que tenga un buen deslizamiento. Seguro que cuando lo repitas te quedará mucho mejor. Remueve mientras echas la xantana y luego déjalo reposar para que se hidrate la goma y se forme el gel. Cuando veas que está, remueve un poco más con una espátula pero despacito. Cuando juntes el gel y los tensioactivos igual, removiendo lentamente.

          Mezclar varios tensioactivos siempre mejora el resultado final porque cada uno aporta algo diferente y suelen suavizarse entre sí. De todas formas, alguna vez los he hecho sólo con tegobetaína y no están mal.

          Si puedes, procura tener en casa al menos dos tensioactivos. Los dos de esta receta a mi me encantan, los mezclo y cambio los porcentajes según lo que busco, funcionan muy bien juntos 🙂

  • Responder Olga 6 marzo, 2016 at 5:58 pm

    Muy buena receta, muchas gracias por explicarlo tan bien y tan facil.
    Un saludo.

    • Responder Elena Navarro 6 marzo, 2016 at 10:24 pm

      Gracias a ti Olga, me hace feliz que te guste la receta y espero que la disfrutes. Un abrazo

    • Responder Montse 6 diciembre, 2016 at 9:16 pm

      Gracias Elena, voy a comprar exactamente los tensioactivos de la receta tuya y lo voy hacer mas despacio, la verdad me he confiado y creo que me he pasado de lista 🙁 lo puse todo de golpe!!! y a remover con energia, ainsss como si fuera una experta 🙂 que no lo soy y claro asi me ha pasado, que se puede usar, pero no esta bien 🙁
      voy hacer exacta tu receta, sin cambiar pasos 🙂 me daba miedo juntar primero los tensioactivos y que me empezara a salir espuma, asi que fui poniendo todo en un mismo vaso, y mezcle y luego añadi los tensioactivos, y el resultado….. pues regulin 🙁

  • Responder mariquitaperez 8 octubre, 2015 at 9:47 pm

    Muchas gracias!!! ha quedado con un color precioso!!! lo haré.

    • Responder Elena Navarro 8 octubre, 2015 at 9:53 pm

      Hola Mariquitaperez, que bueno verte por aquí! Anímate a hacerlo. Un besazo!

  • Responder Charina Renedo 8 octubre, 2015 at 9:18 pm

    Que presiosiiiiiisimoooooooo!!! Muassssssss!!

    • Responder Elena Navarro 8 octubre, 2015 at 9:29 pm

      Hola Charina, gracias! me alegro que te guste y te mando un beso enorme!

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.