Aceite facial de sándalo y manjistha. E&Co
Cosmética facial, Cosmética natural, Recetas

Aceite facial de sándalo y manjistha

Cada noche sucede un milagro.

Cuando nuestro organismo descansa y entra en estado de reposo, aprovecha para hacer las reparaciones que necesita; tú descansas y tu piel también. 

Durante ese ciclo nocturno, sobre todo en las primeras horas del sueño, la piel se repone de los daños acumulados durante el día, de las agresiones del clima, la contaminación ambiental y el estrés, y mientras tu cuerpo duerme y las células epidérmicas descansan, se recuperan, acelerándose los procesos de producción y reconstrucción del colágeno y la elastina. Tu piel recobra lozanía, combate arrugas y líneas de expresión para amanecer más vital y luminosa. Y ese efecto le durará al menos 8 horas.

Para aprovechar ese ciclo reparador en el que nuestra piel es más receptiva que nunca a los tratamientos, hay que seguir unos pasos sencillos pero necesarios: limpiar, tonificar y nutrir. Si además te marcas unos gestitos divertidos mientras haces un poco de gimnasia facial, ya lo bordas.

Vamos a centrarnos en el último paso, nutrir, el gran momento de los aceites vegetales.

Un sérum oleoso es una asociación activa de aceites vegetales, aceites esenciales y otras sustancias liposolubles elegidas y combinadas para que suceda ese milagro nocturno del que hablábamos.

Aunque quizás te sorprenda, todas las pieles necesitan aporte de lípidos,  se trata de elegir el aceite más adecuado a cada tipo de piel y dosificarlo bien.

  • Para una piel grasa elegiremos aceites no comedogénicos y de tacto seco que no dejen película grasa como el de avellanas, jojoba, coco-fraccionado o macadamia.
  • Si es una piel es normal o mixta nos irán bien el argán, la jojoba, el aceite de cáñamo o el de semilla de uva.
  • Las pieles secas agradecen aportes ricos como el aceite de aguacate, oliva, rosa mosqueta, germen de trigo, borraja, jojoba, onagra o almendras.
  • Si tu piel es sensible y reactiva, el aceite de cáñamo, el de salvado de arroz, jojoba, perilla, sésamo o camelina te ayudarán a calmarla y protegerla.

Son sólo algunas ideas porque hay muchas más. Elegir y combinar bien los aceites de un cosmético es el quid de la cuestión ya que cada piel es un mundo.

Quizás hayas observado que un aceite se repite en todos los grupos,  ¿cómo es posible? Fácil, el aceite de jojoba es muy especial. Es un gran sebo-regulador que aporta a cada piel  justo lo que necesita, por eso es bueno para todos. Esta cera líquida y dorada que no es un aceite aunque lo parezca, repleto de ceramidas, ácido linolénico y vitamina E, emoliente, antioxidante y calmante, protege las pieles de la deshidratación, las hace más fuertes frente a las agresiones externas e impide su envejecimiento prematuro. Se sigue investigando sobre ella y no paran de sorprender sus infinitas propiedades cosméticas. Por eso es uno de los cuatro o cinco aceites que nunca me faltan.

Para reforzar a la gran jojoba y aprovechando su interesante capacidad extractiva, he preparado un macerado de manjistha, un ingrediente de la farmacopea ayurveda que activa la micro-circulación, aclara y unifica el tono, calma las pieles reactivas, elimina impurezas, tonifica y retrasa el envejecimiento de la piel.

También está presente el aceite de granada, en este caso extraído con CO2 supercrítico y no por presión de las semillas, una extracción de ingredientes más respetuosa que preserva todas las propiedades y características de la sustancia en cuestión. Antioxidante, reparador y calmante, es ideal para las pieles maduras y reactivas.

Por último, vitamina E y unas gotas de mi amado sándalo blanco rematan la sinergia.

Para un frasquito de 15 ml:

  • 11 g    Aceite de jojoba bio
  • 3,5 g  Macerado de manjistha en aceite de jojoba bio
  • 0,2 g  Aceite CO2 de granada bio
  • 0,2 g  Vitamina E
  • 0,1 g  Aceite esencial de sándalo blanco (3 gotas)

Si te estás iniciando en la cosmética DIY pero no te atreves aún con las emulsiones, este tipo de aceites son ideales.  Con un buen hidrolato primero y un aceite después lo tienes hecho. Pronto publicaré el complemento ideal para este aceite.

Hasta entonces, abrazos fragantes para ti.

 

 

 

Artículo anterior

También te puede interesar

No hay comentarios

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.