Chantilly de karité y aloe vera
Cosmética capilar, Cosmética corporal, Recetas

Chantilly de karité y aloe vera

Últimamente siento una especie de vuelta a los orígenes, al espíritu con el que empecé y a las sensaciones que entonces me producían los ingredientes naturales que iba descubriendo. Aunque no podemos evitar soñar con igualar esas texturas perfectas que vemos en la cosmética comercial, nunca olvido de lo que huía cuando comencé mi aventura: me gusta lo natural y para mí ya no hay vuelta atrás.

Y es que en realidad me encantan los cosméticos sencillos y adoro los materiales que manejo, el olor del amla y de la henna, de la bardana, de la salvia y el árbol del té, del aceite de comino negro e incluso del neem.

Y me gusta untarme con manteca de karité salvaje y que surja de fondo su olor a campo de trigo mojado por la lluvia. El karité, el ‘árbol de la mantequilla’ para los africanos, es el mejor alimento que podemos darle a nuestra piel. Es suave y fundente, un gran regenerador celular, previene la flacidez y las arrugas, mejora la elasticidad de la epidermis, es antiinflamatorio, cicatrizante, protege de los daños solares y, bien importante, da trabajo a miles de mujeres africanas que lo recolectan y procesan de forma artesanal. Sólo en Burkina Faso se dedican a ello más de 400.000. Usarla me conecta de alguna forma con ellas y me permite echarles una mano desde la otra punta del planeta. Lástima que gran parte del beneficio quede en manos de intermediarios y no en las comunidades de origen.

El chantilly de karite (también llamado manteca batida o mousse) es un cosmético estrella, redondo, un 10. Un básico en nuestro neceser, ideal para usarlo por todo el cuerpo después de la ducha, también como máscara nutritiva capilar pre-champú, como bálsamo labial  y para todo lo que queramos.

Las mantecas batidas tienen muchos fans. En USA, por ejemplo, es uno de los productos estrella de la cosmética DIY porque no necesitan ni emusionante ni conservante y son muy fáciles de hacer. Sólo necesitamos un karité bien mantecoso al que añadiremos  un pequeño porcentaje de aceites vegetales líquidos para conseguir una textura ideal.  Además, la densidad de la manteca admite una pequeña cantidad de ingredientes acuosos como por ejemplo el aloe vera, que nos dará el toque hidratante y humectante que necesitamos.

Son muy fáciles de hacer. Yo prefiero trabajar el karite sin calor, así evito dos cosas: que sufran los ingredientes y problemas de cristalización cuando el karité endurece. Si acaso, le doy a la manteca un toque al baño maría, solo un segundo, para ablandarla ligeramente y que pueda aplastarse fácil con un tenedor, esa es la textura ideal. Empiezo batiendo el karité (lo hago con varillas eléctricas de levantar claras) y voy añadiendo los ingredientes líquidos que previamente he pesado y juntado en un bol; los voy echando en un hilo sin dejar de batir, como hacían antaño nuestras abuelas la mahonesa 🙂 .

Vamos con la receta, sencilla y 100% natural:

% Ingrediente

70    Manteca de karité salvaje

10    Macerado de caléndulas en aceite de almendras de 1ª presión

10    Jugo de Aloe vera

  9    Aceite de salvado de arroz

0,4  Vitamina E

0,6  Aceite esencial de lavanda vera (sólo o combinado con manzanilla romana)

Espero que os guste!

Chantilly de karité. E&Co

Artículo anterior Artículo siguiente

También te puede interesar

6 Comentarios

Deja un comentario

  • Responder Carlys 16 julio, 2017 at 4:42 pm

    Gracias por tus recetas.Me gusta mucho tu blog que descubrí x casualidad. Soy de Argentina y me gustaría probar algunas recetas sencillas.Saludos desde mi tierra.

    • Responder Elena Navarro 30 agosto, 2017 at 2:45 pm

      Muchas gracias Carlys, me alegro que te guste el blog. Casi todas las recetas que publico son sencillas para que las personas que empiezan se animen a probar. Un abrazo

  • Responder Laura 28 marzo, 2017 at 9:35 am

    Hola. Enhorabuena por esta web tan interesante y sobre todo gracias por compartir tus recetas.
    Tengo una duda respecto a esta receta: al añadirle el jugo de aloe que es fase acuosa, aunque sea poca cantidad, ¿no se estropea el mousse sin conservante?
    Un saludo!

    • Responder Elena Navarro 28 marzo, 2017 at 10:34 am

      Hola Laura, gracias a ti por pasarte por aquí. Respecto a tu duda sobre al aloe vera, te cuento que en este caso se trata de jugo de aloe vera comprado en herbolario que lleva ya su conservante incorporado (benzoato sódico + sorbato potásico). Si por ejemplo usaras aloe vera preparado en casa por ti, en efecto tendrías que añadirle su dosis correspondiente de conservante.

      Otro abrazo para ti!

  • Responder Agustina Soto 28 marzo, 2017 at 3:48 am

    Hola Elenayco! Mi nombre es Agustina Soto, soy de Argentina, Estoy recientemente iniciando a estudiar sobre los cosméticos naturales y encontré tu pagina que me resulto muy interesante y motivante!
    Respecto a la receta del ” Chantilly de Karite”, me gustaría probarla y que no parece ser difícil para iniciar, te escribo pues tengo una duda respecto a uno de los materiales que usas en la receta el cual no logro conseguir en Argentina: ” Aceite de Salvado de Arroz” , se puede reemplazar dicho aceite por algún otro ( Aceite de almendras por ejemplo?)
    Espero puedas guiarme! Saludos!

    • Responder Elena Navarro 28 marzo, 2017 at 10:52 am

      Hola Agustina, gracias y bienvenida al mundo maravilloso de la cosmética natural. Tienes razón, la manteca batida es un buen cosmético para iniciarse porque es fácil de hacer y se conserva bien. Sólo hay que batir hasta conseguir textura de nata montada y envasar.

      El aceite de salvado de arroz lo puedes sustituir sin problema ya sea por más manteca, lo que le dará un poquito más de consistencia (subiendo el porcentaje de propio karité o añadiendo otra como por ejemplo manteca de mango) o por un aceite líquido, cualquiera que te guste. Si tenemos en cuenta que las mantecas batidas son cosméticos grasos, muy untuosos, es interesante incluir algún aceite de tacto seco, de los que penetran enseguida (pepita de uva, coco fraccionado, avellanas…) así le damos equilibrio y es más agradable de usar. Un consejito, úsala después de la ducha con la piel todavía húmeda, es una delicia 😉

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.