El ritual de la henna. E&Co
Cosmética capilar, Cosmética natural

El ritual de la henna

Los tintes capilares sintéticos son una de las fuentes de contaminación cosmética más fuertes que existen. Con altas concentraciones de metales pesados y otras sustancias oxidantes como peróxido de hidrógeno y amoniaco, o despigmentantes como la tóxica hidroquinona, alteran la estructura química natural del cabello para poder penetrar en su interior, volviéndolo quebradizo y debilitando su raíz.

Si has optado por ir eliminando química tóxica de tu vida y te tiñes el pelo, tienes un importante asunto pendiente de resolver.

La buena noticia es que hay alternativas y hoy vengo a hablaros de una de ellas.

¿Qué es la henna? La henna o alheña, como se la llamó en la España árabe y como la seguimos conociendo por aquí, son las hojas trituradas de un arbusto llamado Lawsonia Inermis que el hombre lleva usando como tinte corporal y capilar desde hace milenios.

La henna pura (es muy importante usarla siempre lo más pura posible) es tan segura que la FDA americana ha considerado innecesario regular su distribución y su uso. La henna no sólo colorea el pelo, además lo nutre, lo regenera, lo fortalece y lo acondiciona. También ayuda a tratar y curar cualquier problema en el cuero cabelludo -caspa, dermatitis- porque es antibacteriana y regula, además, la secreción de sebo.

Si tienes el pelo graso, mejoras; si se te abren las puntas, dejarán de abrirse; si tienes el pelo encrespado, te lo domará; si tienes rizos, los respetará; si tienes el pelo fino, te dará volumen. ¿Se le puede pedir más? Llevo más de año y medio usándola y la encuentro perfecta. Nunca he tenido el pelo más sano, más fuerte y más brillante.

El único inconveniente de la henna es que la aplicación es doméstica, así que es un trabajo más que añadir a nuestro saturado día a día. Pero si estás decidida, realmente no es para tanto y si estas acostumbrada a teñirte en casa, lo tienes sencillísimo.

Hay muchas formas de prepararla y de aplicarla, os voy a explicar cómo lo hago yo.

La henna hay que terpenarla, eso quiere decir dejarla macerar a temperatura ambiente unas 12 horas (una noche por ejemplo) mezclada con sustancias ácidas para que libere sus pigmentos. Podemos mezclarla con zumo de limón, de naranja, con infusiones ácidas (té, hibisco), con amla, etc., eligiendo unos u otros en función del tono que deseemos potenciar. Si vas a usarla por primera vez, quizás sea buena idea empezar por las hennas ya preparadas que venden en herbolarios, también en tiendas Lush; te ahorras la preparación y la maceración. Por contra, puede que no controles del todo lo que te pones, pero como primer paso van genial.

Me la aplico sobre el pelo bien limpio y seco y no le añado nada de grasa. Sé que hay gente que le pone aceites, leche, miel, mantecas (Lush la vende mezclada con manteca de cacao) pero me explicaron que la grasa impide el buen agarre del pigmento y nunca le pongo.

La tengo puesta de tres a cuatro horas (la cabeza bien cubierta con algo plástico, film de cocina o gorro de ducha, importante mantener la humedad y el calor) y me la quito aclarándome con agua tibia, sin champú ni jabón. En ponérmela tardo 10 minutos y en quitármela otros 10.

Sobre la henna, me gustaría aclarar varias creencias erróneas que circulan por ahí:

Es incompatible con los tintes comerciales:  Si se trata de henna pura, es totalmente compatible. Puedes ponerla sobre tu tinte comercial sin problema y seguirla usando mientras tu pelo crece y te vas liberando poco a poco de él.

No cubre las canas:  Falso, las cubre absolutamente. Es más, es justo en las canas dónde la henna deja su auténtico color, convirtiéndolas en reflejos cobrizos que darán textura a tu melena.

El pelo queda siempre rojo:  Mmm … no. Aunque no hay que olvidar que la henna siempre girará a rojos y cobrizos,  podemos matizarla para conseguir espléndidos tonos avellana  y  marrones profundos (mezclándola con índigo, por ejemplo). Las castañas claras también potenciarán su color mezclando la henna con distintas plantas en polvo como manzanilla, corteza de canela o cassia. Una puntualización: la henna no aclara el tono, si eres castaña no podrás volverte rubia 🙂 .

Se va con los lavados:  Falso, es una tintura que se va depositando capa sobre capa y es permanente.

Yo soy castaña, me espanta el pelo rojo pero me gustan los reflejos cobrizos y puedo decir que estoy encantada con el resultado. Os dejo una foto para que veáis cómo se ve un pelo con henna bajo la luz del sol.

Sólo puedo animaros a que probéis y perseveréis si la primera vez no conseguís el color deseado.  Es mejor que al principio hagáis poca cantidad, así vais corrigiendo. Cuando tengáis conseguido el tono, ya podréis preparar henna para varias aplicaciones. Yo me preparo una buena cantidad que me da para cuatro o cinco meses (me la pongo una vez al mes) y la congelo. Puede congelarse y descongelarse varias veces sin problema, con esto ya te ahorras un buen trabajo.

Tengo canas desde muy joven y sé que en un futuro me dejaré el pelo blanco, pero aún no ha llegado mi momento. Esa es otra alternativa interesante, soltarse las canas, como dice mi amiga Lourdes. A las mujeres mediterráneas nos cuesta vernos bien con canas. Las nórdicas, con sus cutis tan blancos y sus ojos azules, lo tienen más fácil. Pero cada vez veo más gente joven con el pelo gris y me encanta. Si os decidís por eso, es importante llevar siempre el pelo bien cuidado, limpio, con un buen corte y mantener a raya la tendencia que tienen las canas a amarillear. Os recomiendo una vuelta por el encantador blog de Lourdes  ‘Aquí con mis cosas’. Hace unos días publicó un post muy divertido en el que cuenta con humor los pasos que ha ido dando para liberarse del tinte y dejarse el pelo blanco. El post incluye una estupenda receta de champú sólido formulado precisamente con extractos que previenen el amarilleo de las canas.

Un beso a tod@s.

   Versión 2

Artículo anterior Artículo siguiente

También te puede interesar

16 Comentarios

Deja un comentario

  • Responder JESSICA 6 abril, 2016 at 9:26 am

    Hola, compre la henna de aroma zone HENNÉ DU RAJASTHAN, hice una prueba en una zona del pelo y me encanto, solo que pienso que con el tiempo puede ser que sea demasiado clara y cobriza. Para oscurecer un poco, pero con el mismo color cobrizo(no rojo), que deberia hacer???
    La prueba la hice solo calentando agua y añadiendole poco a poco henna, me la puse en una zona de canas y me las tapo por completo, no la macere el dia anterior.

    Que me aconsejas???
    Muchas gracias.

    • Responder Elena Navarro 6 abril, 2016 at 10:50 pm

      Me alegro que te encantara! Al irse depositando una capa de color sobre otra, es cierto que con el tiempo el color de la henna se va intensificando, pero puedes oscurecerlo. Yo empezaría dejándola macerar mezclada con un café bien cargado o con té negro. Además de esto, iría muy bien añadir a tu henna un poco de katam y un poco de amla porque tienden a oscurecer el resultado final. Ambos de venta en Aromazone.

      Espero que te ayuden estos consejos Jessica, ya me contarás. Un abrazo

  • Responder irene 26 marzo, 2016 at 10:11 pm

    Hola: me encanto que compartieras algo tan importante, me dedico a la fotocosmética y mis clientas me piden tratamiento para las canas constantemente, muchas gracias…bendiciones a todas

    • Responder Elena Navarro 26 marzo, 2016 at 11:04 pm

      Gracias a ti Irene. Espero que te ayude a encontrar alternativas naturales a los tintes comerciales, esa es mi intención. Puedo asegurarte por experiencia que la henna funciona a la perfección y cubre las canas completamente. Un abrazo y gracias por tu comentario.

  • Responder Miriam 18 marzo, 2016 at 10:37 am

    Hola Helena, me encanta todos lo que haces, hace mucho usaba henna pero no me quedaba bien, por lo que veo lo estaba haciendo mal. Me gustaría saber dónde se compra el índigo. Muchas gracias

    • Responder Elena Navarro 18 marzo, 2016 at 10:08 pm

      Hola Miriam, el índigo lo compro por internet en Aromazone pero también puedes encontrarlo en herbolarios, incluso en tiendas indias, no sé si en tu ciudad las hay. En Madrid se puede comprar en las de Lavapiés. Me alegra un montón que te gusten mis cosas y mil gracias por visitarme

  • Responder Charina Renedo 15 marzo, 2016 at 6:19 pm

    pUes me animaré si me aconsejas… Ya te dpy la vara después de vacas
    Muassss!!

  • Responder Ines 15 marzo, 2016 at 9:49 am

    Muchas gracias Elena! Genial tu post! Yo hace años que la utilizo tb. pero como cada vez tengo más canas lo tengo más rojo-anaranjado, como hago exactamente para evitarlo? Mi pelo es castaño tb. muchas gracias Elena!

    • Responder Elena Navarro 15 marzo, 2016 at 11:58 pm

      Hola Inés, así es, a más canas, más intensa la coloración rojiza de la henna. Pero podemos matizar a marrón y para eso el índigo es el rey.

      La henna hay que prepararla en medio ácido para que libere su pigmento. Sin embargo, ese ácido inhibiría el pigmento del índigo, por eso conviene prepararlos por separado. Maceras tu henna como siempre y justo antes de teñirte preparas el índigo, juntas las dos pastas y te lo aplicas. Con esto consigues una coloración más duradera y mayor cobertura de las canas que si los juntaras desde el principio. Prepara la pasta con agua tibia, nunca muy caliente.

      En cuanto a las proporciones, ya sabes que cada pelo es un mundo, pero como orientación te diré que:

      · Para castaños medios una parte de henna y una de índigo
      · Para castaños más oscuros dos partes de índigo y una de henna.
      · Si quisieras conseguir un tono negro negro, sería mejor una aplicación en dos fases: primero tu henna y después de aclarar te pondrías el índigo.

      Como ya eres una experta usuaria de la henna, sabrás que no conviene lavarse el pelo en 48 horas para que el pigmento fije bien y termine su oxidación natural.

      Por cierto que el índigo no sólo aporta color al cabello, también un extra de brillo y de fuerza.

      ¡Espero que consigas tu color soñado! Un abrazo Inés.

  • Responder biki ferron 14 marzo, 2016 at 10:54 am

    me encanta!!!!!!!!!!!

  • Responder Lourdes 14 marzo, 2016 at 10:17 am

    ¡Hola Elena! Muchas gracias tus bonitas palabras. Durante varios años utilicé henna para teñirme el pelo, pero ya no tengo paciencia 🙂
    Tu post está genial. Me parece un complemento perfecto para el mio y para quien no se atreve con cambios tan radicales. Lo importante es dejar de utilizar tanta química sobre nuestra cabeza. Un besote.

    • Responder Elena Navarro 14 marzo, 2016 at 10:43 pm

      Eso es lo importante Lourdes. Ya sabes que yo en unos años seguiré tu camino. Por cierto tienes un pelo precioso. Otro besote para ti

  • Responder Charina Renedo 13 marzo, 2016 at 10:21 pm

    Que interesante !! No se nada de hennas aunque por mi tierra se usa mucho, y de verdad que un día tendría que ser valiente y decidirme!!!
    Clase magistral, como todas las tuyas!!!

    • Responder Elena Navarro 13 marzo, 2016 at 10:40 pm

      ¡Charina tienes que probar! el pelo se fortalece y luce espléndido. Gracias querida y un beso enorme

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.